viernes, 16 de marzo de 2012

VILLA DE CURA
La pasión artística de un pueblo

Villa de Cura - Estado Aragua
“La región de la fábula está cerca, se llama Villa de Cura. La vasta comarca abrió sus fuentes para que los seres humanos poblaran con sus interrogaciones el paisaje. Se hizo estación posible para todos los viajeros y un alfabeto lúdico, impregnado en las honduras de su suelo, convirtió el acto creador en oficio colectivo…
Un día puede transformarse en experiencia insospechada e inolvidable si tenemos la suerte de toparnos con quienes han hecho de Villa de Cura raíz de la poesía, la plástica y el canto…”


El canto encantatorio de
Los Niños Cantores

“A las dos de la tarde desde Carrizalito el canto asciende con edad de oro. Sonaja se hace el viento que mece las trinitarias del patio y silba en el cabello de las niñas que juegan. Son los Niños Cantores de Villa de Cura que a esa hora inician sus ensayos.
El padre Salvador, como se le nombra con afecto en la Villa, es el orfebre, el que afina fulgores musicales que sólo son posibles en la infancia. El alba de los seres que allí crecen será para siempre un canto con un sentido pleno de la liturgia que guardan las gargantas.
Sede Niños Cantores de Villa de Cura
De los barrios provienen los cantores. En las propias escuelas se van seleccionando, explica el sacerdote que a esa hora nos introduce en los recintos del canto.
En un principio-refiere- era sólo una coral con un conjunto instrumental que les acompañaba… En febrero de 1986 se inauguró la actual sede la institución que consta de 4 módulos y un auditorium en proyecto.
No imaginó el padre Salvador Rodrigo que aquel corito que fundó a finales de 1970 iba a ser la semilla de una institución cultural que ha proyectado a Aragua en el mundo. Convencido de que es posible formar un ser humano servicial, constante, y con fe en sí mismo, logró consolidar una empresa del espíritu que despierta admiración en todos los escenarios donde se hace presente.
Nuestro colegio –agrega- tiene como meta principal lograr una educación integral, humana y religiosa, con el objetivo específico del desarrollo de cualidades musicales. La clase de teoría y solfeo es diaria, además se les imparte clases del instrumento de su preferencia. Por otra parte se intenta una educación esmerada con atención individualizada. Así mismo hay que resaltar que la educación es totalmente gratuita…
Desde la pequeña colina, que es la puerta de entrada a la sede de los Niños Cantores, se empieza a respirar la atmósfera de otro país. Venezuela tiene en ese lugar estatura de gigante y los niños que ahí se forman anuncian el advenimiento de mejores tiempos en el arte militar aragüeño.”

Tomado del libro  “La Memoria de Aragua” (1990) de Pedro Ruiz.

No hay comentarios.:

Escuchanos